Generales

Elecciones en Colombia: Petro y Gutiérrez toman impulso en medio de una campaña turbulenta

BOGOTÁ.- Sprint final en la campaña presidencial colombiana, con tantas polémicas que transcurridas 24 horas el penúltimo incidente ya ha caído en el olvido. En la república del casi todo val...

BOGOTÁ.- Sprint final en la campaña presidencial colombiana, con tantas polémicas que transcurridas 24 horas el penúltimo incidente ya ha caído en el olvido. En la república del casi todo vale para ganar, el candidato izquierdista Gustavo Petro concurrirá a la primera vuelta del 29 de este mes dispuesto a hacer historia y a dar un giro trascendental a la política en el país cafetero. Y esa, su victoria sin necesidad de concurrir al ballottage, es la principal incógnita del domingo electoral.

La segunda es quién concurrirá a segunda vuelta de no alcanzar el candidato del Pacto Histórico el 50% necesario para evitarlo. El derechista Federico “Fico” Gutiérrez, candidato del establiment y de los partidos tradicionales, mantiene una ligera ventaja sobre Rodolfo Hernández, abanderado populista de la Liga de Gobernantes Anticorrupción, convertido en el outsider tras devorar a los aspirantes de centro, sobre todo a Sergio Fajardo.

El viernes la ya excandidata Ingrid Betancourt renunció a su sueño presidencial imposible para abrazar al exalcalde de Bucaramanga y apoyar “al único candidato que hoy puede derrotar al sistema, el único candidato del centro”.

En las tres últimas encuestas ha quedado reflejado el sorprendente aluvión de apoyos en favor de Hernández, de 77 años, que ha evitado aparecer en público y que basa su estrategia en directos por Facebook y en los vídeos de Tik Tok.

Petro tendría entre el 35,8% y el 42,8% de los apoyos, aunque en las mediciones de sus aliados del Centro Estratégico Latinoamericano de Geopolítica (Celag) le acercan a su objetivo, con el 48%. “A 400.000 votos de ganar en primera vuelta. Creo que debemos hacer ese esfuerzo. Se logra si la ciudadanía se toma mi campaña y sale a convencer a los indecisos, si los jóvenes reclaman sus cédulas en la Registraduría”, reaccionó Petro tras conocer los últimos resultados.

Por debajo del exalcalde de Bogotá ya se siente una lucha voto a voto entre Fico y “El Ingeniero”, como llaman a Hernández, que antes de ser alcalde labró una considerable fortuna en la construcción. “Soy RH +”, corre por las redes como santo y seña con las iniciales del líder emergente. La encuesta del Centro Nacional de Consultoría los separa por menos de dos puntos porcentuales, 20,8% y 19,1% respectivamente. En la de Invamer la distancia es más amplia: 27,1% frente a 20,9%, aunque Hernández crece día a día por todo el país.

Ya alejado de la lucha ha quedado Fajardo, pese a contar con apoyos de personalidades e intelectuales, que se basan en su éxito en la transformación radical de Medellín y en su confrontación permanente contra los clásicos clientelismos colombianos. Los ataques desde el poder uribista, la guerra sucia de la izquierda y el harakiri que se han practicado los dirigentes del centro a sí mismos han acabado con las posibilidades del matemático, acusado siempre de “tibio” por huir de los insultos y de la polarización.

Otro cantar será la segunda vuelta electoral, donde Fico no parece ser rival para Petro, quien en cambio sufriría para derrotar a Hernández: en la última medición el izquierdista obtendría 50% de los votos frente al 47% del ingeniero.

“El candidato de la reacción, que es una cosa distinta a la derecha tradicional, no tiene estatura y el ´establishment´ mismo carece de fuerza para imponerse. Si llega Gutiérrez a segunda vuelta puede ser aplastado de una manera como no se ve desde tiempos de Uribe. Si los antecedentes que ofrece la ciencia política se cumplen, debería ganar Petro. Es decir, alta inconformidad social, desprestigio del gobierno, dificultades de empleo y los ingresos para amplios sectores de la población. La sorpresa podría ser Hernández. Si las encuestas recientes aciertan y pasa a segunda vuelta, los sectores dirigentes se verán en la tesitura de optar entre un adversario conocido como Petro y un completo azar”, advierte a LA NACIÓN Jorge Giraldo, decano de Humanidades en Medellín.

“Estoy mamada de este gobierno”, resume para LA NACION Lorena Mogollón, estudiante de en la Universidad de Investigación y Desarrollo de Bucaramanga. Opinión parecida a la del 67% de los colombianos, que desaprueban su gestión pese a la solidaridad histórica de su gobierno con la gran diáspora venezolana.

El voto de castigo contra el gobernante en América Latina es una constante desde que el moderado Luis Lacalle Pou arrebatara al izquierdista Frente Amplio la presidencia de Uruguay. La grave crisis económica provocada por la pandemia ha dotado de mayor contundencia a la ola de protestas sociales de 2019 hasta convertir al continente en el mayor polvorín social del planeta, aprovechado por los populismos y sus escenarios de polarización radical.

Una tras otro, el perfecto efecto dominó: Uruguay, República Dominicana, Bolivia, Ecuador, Perú, Chile, Honduras y Costa Rica. Tan fuerte fue el voto de castigo en el país centroamericano, el único que ha votado de momento en lo que va de año, que el aspirante oficialista obtuvo apenas el 1% de los sufragios. En Brasil, que votará a finales de año, las encuestas también apuestan por la victoria del opositor Lula da Silva sobre el presidente, Jair Bolsonaro.

La única excepción es Nicaragua, donde Daniel Ortega encarceló a siete aspirante opositores y conquistó su reelección en unas elecciones fraudulentas que no son reconocidas ni por la oposición ni por la comunidad internacional.

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/el-mundo/elecciones-en-colombia-petro-y-gutierrez-toman-impulso-en-medio-de-una-campana-turbulenta-nid21052022/

Volver arriba