Generales

La avicultura quiere y puede ser parte de la solución productiva de la Argentina

Con una agenda signada por múltiples desafíos, celebramos hoy otro Día Nacional de la Avicultura. Este año, más que nunca, cuando el país necesita de inversiones sostenibles para diversificar...

Con una agenda signada por múltiples desafíos, celebramos hoy otro Día Nacional de la Avicultura. Este año, más que nunca, cuando el país necesita de inversiones sostenibles para diversificar su matriz productiva y requiere de la generación de divisas para equilibrar su economía, los productores de huevo, pollo y derivados tenemos mucho para aportar y necesitamos que el Estado genere las condiciones para establecer una agenda de desarrollo sostenible. La avicultura quiere, y más aún, puede, ser parte de la solución productiva de la Argentina.

La Argentina es el 5º consumidor mundial de huevos. En la actualidad, se consumen 301 unidades per cápita al año. Tenemos producción en 18 provincias de nuestro vasto territorio. Nuestro sector emplea a 30.000 personas en forma directa e indirecta y consume 1.300.000 de toneladas de maíz y 500.000 de soja al año. La industria del huevo representa el 15% del consumo interno de maíz. Y somos una industria transversal: tenemos una estrecha relación con la construcción, la logística, la industria papelera, la industria del plástico, la industria metalúrgica, la farmacéutica y las industrias del conocimiento y la tecnología.

Lleva explosivos y antes de cada viaje emprende una travesía para conseguir gasoil

Después de muchos años de trabajo sostenido, hoy como sector somos protagonistas indiscutidos en la mesa de los argentinos: somos el 15% de la proteína animal que consume nuestro país. Alrededor de 120 kilos de proteínas de animal per cápita se consumen en la Argentina, de los cuales entre huevo y pollo, promediamos como sector los 68 kilos. Ese fenómeno ha hecho que hoy la avicultura esté a lo largo y a lo ancho del país, haciendo propio en las granjas el desafío de producir con responsabilidad.

En síntesis, somos por definición el modelo de industria de valor agregado en el campo: transformamos millones de toneladas de cereales en proteína animal de primer nivel, que se destina al consumo interno y a la exportación, y somos parte del motor de crecimiento del país.

Sin gasoil, con bloqueos y precios de granos en baja, llegaron al país US$416,3 millones menos

Es a la luz de estos hechos que entendemos que tenemos una oportunidad para ser un elemento fundamental del complejo agroindustrial. Y es en ese sentido que entendemos que el Estado puede hacer un gran aporte para que esto suceda.

¿Qué necesitamos? Necesitamos la rebaja del IVA a los productos avícolas del 21% al 10,5%, para nivelar su tributación a la de los demás productos proteicos de la mesa nacional. Esa medida se aplicó parcialmente, dejando a los productores de huevo afuera.

Necesitamos líneas de crédito para prefinanciar las exportaciones, una herramienta clave que ha permitido a otros países de la región expandir su industria y mejorar su aporte a la economía nacional. Entre huevo y carne de gallina, en la actualidad se exportan US$40.000.000 al año. Si contáramos con el respaldo adecuado, podríamos lograr un incremento sustancial de estas cifras en un momento crucial para el país, llevando las exportaciones de este complejo a los US$100.000.000 en un plazo excepcionalmente breve.

Necesitamos que se atiendan las demandas del sector en el Ministerio de Desarrollo Productivo, que quedó aún pendiente de responder a nuestra necesidad de ingresar al Financiamiento de Centros de Investigación en Áreas Prioritarias (Fondap), anunciado en 2021, que brindó créditos con tasas subsidiadas para mejoras y reconversiones en las instalaciones productivas.

Necesitamos dinamizar los mecanismos para lograr el aprovisionamiento de insumos básicos para la producción que, por falta de producción nacional, debemos importar de otros mercados. Entre ellos, aditivos y equipamiento avícola, que no tienen reemplazo local.

Estos son los desafíos urgentes que tenemos, y confiamos en que trabajando en conjunto con las autoridades alcanzaremos las soluciones que necesita el sector, como lo hemos hecho hasta ahora en múltiples temas. Sigamos trabajando juntos por una avicultura de excelencia y un país pujante y en desarrollo sostenido.

El autor es presidente de la Cámara Argentina de Productores Avícolas (Capia)

Fuente: https://www.lanacion.com.ar/economia/campo/regionales/la-avicultura-quiere-y-puede-ser-parte-de-la-solucion-productiva-de-la-argentina-nid02072022/

Volver arriba